Históricamente, la festividad del Corpus Christi en Valencia, ha sido y está considerada como la “ Festa Grossa” ( Fiesta Grande) de la ciudad, desde el último tercio del siglo XIV hasta finales del siglo XIX, la cual la celebra llena de esplendor y solemnidad.

Durante este periodo, la fama y renombre de nuestras Rocas y la fiesta del Corpus Christi, se extendió rápidamente tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

Fue en el año 1263 cuando el Papa Urbano IV instituyó la fiesta del Corpus Christi, por medio de la  Bula “ Transiturus  Hoc Mundo”, extendiéndola por toda la cristiandad. Su celebración quedó fijada en el primer jueves tras la octava de Pentecostés, motivo por el cual no tiene una fecha fija y varía entre el 21 de mayo y el 24 de junio ( actualmente se conmemora el domingo siguiente), celebrando desde esos momentos una procesión, pero de las llamadas claustrales por realizarse dentro de las Iglesias. Dicha bula fue confirmada  posteriormente por el Papa Clemente V en el Concilio General de Vienne en 1311 y por el Papa Juan XXII en 1317.Con ello, la festividad del Corpus se convirtió, junto con la Pascua y la Navidad, en el tercero de los grandes acontecimientos litúrgicos del año.

Para ensalzar dicha fiesta, el entonces el obispo de Valencia,(1348 -1356), Hugo de Fenollet, el 4 de junio de 1355 promueve, de acuerdo con el Cabildo catedralicio, los Jurados de la ciudad y los prohombres de Valencia, la creación de una procesión que recorriese las calles de la ciudad. Ordenó que en la fiesta del Corpus Christi una “ general e solemnial processó sia feta , en la cual sien e vajen tots el clergues e religiosos e encara totes les gents de la dita ciutat”.

El pregón de anuncio de esta primera procesión , consta en el Manual del Consell y fue dispuesto por los jurados el 08 de Agosto de 1416, anunciado al pueblo que en honor y reverencia al Corpus, se realizará esta procesión. En dicho pregón se establecía también el recorrido de la misma y que ésta se debiá iniciar en la Catedral

Queremos destacar que el Obispo Hugo de Fenollet durante su pontificado en Valencia bautizó, en la Iglesia de San Esteban, el 23 de Enero de 1350 al hijo de Guillem Ferrer,que posteriormente sería el famoso San Vicente Ferrer. También fundó ,la escuela mayor de canto ( 1351) que muy posiblemente fue el primer conservatorio de música creado en Valencia.

Ante dicha festividad, en el bando también se pedía al vecindario que limpiasen las calles por donde iba a pasar la Procesión, adornasen sus casas y tirasen hierbas aromáticas como homenaje al Santísimo.

Esta procesión como tal duró sólo un año pues en 1356 falleció Hugo de Fenollet y ante las amenazas bélicas del rey castellano Pedro el Cruel, se decidió que ésta se suspendiese, acordando que la festividad se celebrara, alternativamente, en una parroquia de la ciudad.

En el 1372, siendo obispo de la Diócesis el Cardenal Jaime de Aragón, nieto del Rey Jaime II y primo hermano de Pedro “ el Ceremonioso”, la festividad resurge de nuevo, tomando auge y solemnidad, añadiéndose a la fiesta la música ( con instrumentos de la época), asi como las danzas, parte de las cuales aun perduran en la actualidad. También se sumaron los numerosos gremios que existían, con sus banderas y llevando una vela de ocho onzas cada una de las personas pertenecientes a cada gremio.

Tal era el esplendor de la procesión que se tienen noticias que en el año 1401, Blanca de Aragón hace que se repita. El rey Martín el Humano y a reina Juana de Sicilia acuden a presenciarla, posteriormente en 1414, durante la coronación del Rey de Aragón, Fernando de Antequera, desea que ésta se represente en Zaragoza, en 1415 es el Papa Luna quien asiste a la misma, en 1427 fue solicitada por el rey Alfonso el Magnánimo, en 1466 la presencia el rey Juan II de Aragón, los Reyes Católicos en 1481. En el 1501, Juana de Nápoles, y el emperador Carlos V en 1528. En Enero de 1585 asistió Felipe II, en 1612 el rey Felipe III, con motivo de sus bodas reales. En 1815 el Principe de Angulema y Fernando VII en 1827. La reina Isabel II con su hijo, el futuro Alfonso XII en 1858. Alfonso XIII en el 1888 y de nuevo en el 1893, por la celebración del primer Congreso Eucarístico Nacional.

No siempre se ha celebrado la procesión en la tarde del jueves. Hasta 1506 se   hacía por la mañana, y fue a partir de ese año cuando se acordó que se hiciese por la tarde. En junio de 1677, el monarca Carlos II ordena que se volviera a realizar por la mañana para evitar ofensas al Sacramento. El consistorio municipal protestó por dicha  medida  y el 05 de julio del mismo año, otra cédula real prescribió que la procesión comenzara a las cinco y terminada a las nueve.

La presencia de las instituciones gremiales en  la procesión fue constante hasta 1835. Por otro lado, tras la desamotización de Mendizábal en 1836, la supresión de muchas comunidades religiosas que antes participaban en el Corpus Christi abriría las puertas al paulatino declive de la procesión.

Este vacío dejado por los gremios y las órdenes religiosas ,lo llenaron las instituciones de beneficencia y caridad como eran el Colegio de Huérfanos de San Vicente Ferrer, Casa de la Beneficencia, Asilo de San Juan Bautista…etc.

Acabada la guerra civil, los Ayuntamientos “ de la victoria”, haciendo caso omiso a lo que significaba la tradición valenciana, la centraron solamente en su parte religiosa, quedando representada por “ les Banderoles, els Gegants, els Nanos, els Cirialots”, los Apóstoles y los Evangelistas, asi como algún que otro personaje más.

Finalmente, a partid de la década de los 60, un grupo de valencianos que se resisten a la pérdida de la tradición en la procesión, decidieron representar a los personajes antes citados, llegando década tras década a la formación del “Grup de Mecha” y a “l´ Asociació d´ Amics del Corpus de la Ciutat de València” , retomando el esplendor que la Procesión del Corpus tuvo en sus inicios.

Se abre el cortejo con la Guardia Municipal de uniforme de gala y montada a caballo.

Desfile Procesional con las Rocas “ La Diablera”, Sant Miquel, La Fe, Sant Vicent Ferrer, La Purísima, València, la Fama, El Patriarca, La Santísima Trinidad, Virgen de los Desamparados y Santo Cáliz”.

Tras las Rocas, seguirán los Carros de la“ Enramà”, que esparcirán la “ murta” por todo el itinerario.

A continuación, desfile de las Danzas

“ El Ball dels Nanos” y “ Els Gegants”. Según versiones, hay quien sostiene que en el 1372 ya salieron Gigantes en la Procesión, no obstante, en escritos figura que fue en  1588 cuando se construyeron los  primeros Gigantes, a imitación de los de Toledo, en número de ocho, cuatro parejas, representando a las cuatro partes del mundo conocido ( Europa, Asia, América y África). Desfilaron por primera vez en  la Procesión de 1589. En ese mismo año también lo hizo una pareja de Nanos y posteriormente, en 1659 y 1666 se añadieron otras dos.

Hasta 1780 éstos formaban parte de la Procesión, desfilando tras los Gremios y por delante de los Timbaleros que precedían a la Cruz Procesional. A partir de este año se prohíbe que participen en ella por considerarlos irreverentes, pero el pueblo burla la orden municipal y los hace desfilar antes que salga la Procesión, lo que se mantiene en la actualidad.

En  los años 1860 y 1862, un miembro de la Comisión de Fiestas propuso en el pleno del “ Ayuntamiento eliminar estos personajes, cosa que no fue aceptada.

Las cuatro parejas  de “ Gegants” simbolizan la adhesión a la Eucaristía de todos los continentes. En la actualidad se han unido una pareja vestidos con indumentaria valenciana, donados por la Comisión de la Falla Na Jordana. La conjunción entre “ Nanos” y  “ Gegants” significa que tanto los altos como los bajos adoran al Señor por igual. Ambos grupos evolucionan al compas de sones de “ Tabalet i dolçaina”, interpretando una antiquísima danza titulada “ Xàquera Vella”.

Los Nanos ( o Cabezudos) parece que también aparecieron sobre el 1372, si bien hay versiones que indican que la primera pareja bailó, por primera vez en 1589 y las otras dos en 1560 y 1566, respectivamente.

Sigue la danza de “ La Moma i els Momos”, posiblemente el baile más antiguo y específico de la Festividad del Corpus, y al que se le significa como el triunfo de la Virtud sobre los Siete Pecados Capitales. Está interpretada  por hombres, y el personaje central, la Virtud o Moma, figura ser una mujer vestida completamente de blanco con la cara tapada por una careta con un tul blanco. Sus manos están cubiertas por guantes blancos,  y en la cabeza porta una gran corona de latón y flores blancas.

Siguen la Cruz Arzobispal de la Catedral y Candeleros.

Detrás de las Parroquias de San Isidoro, San Lucas y Santa Lucía, San José de Calasanz, La Milagrosa, San Vicente Mártir, Sta. María Goretti, Nuestra Sra. Del Puig. Le sigue el Gremio de Carpinteros.

PERSONAJES DEL ANTIGUO TESTAMENTO

San Miguel con Dos Almas: El Árcangel con espada  flamígera y gran escudo, lleva a un lado a un Alma en gracia con túnica clara.

Noé: Llamado por el pueblo, “ El Agüelo Colomet”, con la paloma que volvió del Arca en una mano, y el Cayado, símbolo de su ancianidad, en la otra.

Abraham e Isaac: El primero con un sable de fuego y el segundo con un haz de leña a la espalda. Son imagen profética de la Eucaristía por el Sacrificio de la Antigua Ley.

Melquisedec: Gran Sacerdote de la Antigua Ley, con pan y cántara de vino, símbolo del sacrificio eucarístico.

Escalera de Jacob: Con dos porteadores, con significación de la subida del patriarca a los cielos.

Jacob y sus 12 hijos: Conocidos por el pueblo como “ Els Blanchs” y que representan a las 12 tribus de Israel, fueron introducidos por primera vez en el año 1797, costeados por el Gremio de Sogueros. Son: Rubén, Simeón, Leví, Judá, Dan, Neptalí, Gad, Aser, Isacar, Zabulón, José y Benjamín. La singularidad de estos personajes radica en que tanto sus vestiduras como los distintos  símbolos que portan, son totalmente blancos ya que , al parecer, fueron tomados de los 13 Patriarcas que figuran en la Iglesia de los Santos Juanes.

Moisés y Aarón: El primero con las Tablas de la Ley y el segundo con un cetro, ambos protagonistas del Éxodo y espectadores del milagro del “ Maná”, símbolo eucarísitico.

La Serpiente de Bronce: Es una alegoría del Viejo Testamento, relativa a un pasaje del reinado de Moisés. La Serpiente, sobre una especie de cruz, es portada por un levita.

Levitas: Representados por los cuatro ayudantes de los Sacerdote Judaicos, una pareja lleva los panes de la proposición hecho s de flor de harina y levadura, la otra pareja maneja incensarios para el culto del Tabernáculo de la Alianza. Todos ellos constituyen un símbolo profético de la Eucaristía.

Arca de la Alianza: Portada por 8 sacerdotes de la Antigua Ley. Es ésta una caja de madera guarnecida de oro  ( la procesional lleva en su parte superior dos querubines).Al principio solo llevaban las Tablas de la Ley, posteriormente se colocó en ella cierta cantidad de “ maná” y la vara de Aarón.

Los Ángeles Bobos: Supuestamente figuras del Apocalipsis de San Juan. En el s. XVIII se conocía ya la ejecución de una danza de tales ángeles que evolucionaban delante del Altar de Sacrificio, tras el Gremio de Molineros. En la actualidad se les reconoce por su careta blanca y cabeza ceñida por corona de flores. Llevan instrumentos musicales.

Altar del Sacrificio: llevado por 8 judíos, es también como el Candelabro de los Siete Brazos, cuyas luces debían permanecer encendidas todas las noches. Además del candelabro, sobre el Altar hay un cordero y el cuchillo del sacrificio.

Exploradores de la Tierra Prometida: Representan a Gedeón y Caleb, el primero de la Tribu de Manasés, era un hombre escogido por Dios para liberar a Israel del yugo de los madianitas. El segundo era compañero de Josué en la exploración y reconocimiento del país Canaán. Los dos recibieron el premio de entrar en la Tierra Prometida.

Los portadores representan la escena de los israelitas que llegaron a Cadesberne, límite de la tierra de Canaán y que figuraron entre los doce que eligió Moisés- uno de cada tribu- para que se reconocieran el país. A los 40 días volvieron los emisarios trayendo riquísimos frutos, entre ellos un sarmiento de vid tan grande que necesitaba dos porteadores.

Josué: Conocido como “ Qui pará el Sol”. Jefe de las Tribus de Israel, con un sol en la mano izquierda y un sable en la derecha con el que apunta a aquel, es un recuerdo de la batalla de Gabaón, en la que detuvo el curso del sol. Su forma de evolucionar es singularísima, con tres pasos y acción, una y otra vez, durante todo el recorrido.

Sansón: Representado con un león al brazo, posee una curiosa simbología con el tema eucarístico- El león, después de muerto, tenía un panal de miel en la boca de la que Sansón tomó alimento.

Saúl: Símbolo de la Justicia, lleva corona como Rey y va armado con escudo y lanza.

David y los Músicos Ciegos de Israel: Representados por cuatro ciegos vestidos con albas que van pulsando la cítara, el arpa y otros instrumentos antiguos, conducidos por sus correspondientes lazarillos. Con ellos, el Rey David, que tañía el arpa delante del Arca santa en la traslación de la casa de Abinadad a la Obedón.

Salomón y la Reina de Saba: Símbolo de la Sabiduría, porta Salomón real corona, con un cetro en la mano izquierda y una bola del mundo en la derecha. Tras él va la Reina de Saba con símbolo regios.

Elías con el Angel y Jezabel: Elías con el Ángel del desierto de Hored y su perseguidora, la reina Jezabel, poseen con el ofrecimiento del Ángel de pan y vino, una determinada simbología eucarística.

Los Profetas Mayores: Se incorporaron relacionándolos con diversas profecías premonitorias del Santo Sacrificio. Su representación es Daniel, con una cabeza de dragón en la manos. Jeremías, con una cadena en la mano derecha y unos pergaminos en la izquierda. Isaías, con unos pergaminos en su mano izquierda y unas tenazas en la derecha. Ezequiel, con unos pergaminos en su mano izquierda y una esfera en la derecha.

Las Matronas: Hasta hace unos años salían solamente cuatro, simbolizando a las cuatro virtudes cardinales, pero a través de la historia de la Procesión, se reagruparon todas las conocidas, llegándose al número de nueve, y son: Celia ( Seilam), era la única hija de Jefte, caudillo de Israel, lleva un pandero en las manos y evoca y simboliza la prudencia con que reconoció el voto de su padre que la llevaba a la muerte. Jabel,símbolo de la Justicia, era una mujer judía, esposa de Haber Cineo, pariente de Moisés, y que porta la cabeza del general enemigo Sisarra atravesada con un clavo, así como el martillo con el que lo hincó.

Judith es la templanza,y  lleva en la mano derecha un alfanje desenvainado y en la izquierda la cabeza del soberbio caudillo Holofernes, al que decapitó tras resistirse a la seducción del mismo. Ruth, símbolo de la Fortaleza, identificada por llevar un manojo de espigas en las manos, está considerada como imagen del afrontamiento de adversidades. Déborah, juez de Israel, pcon espada y escudo. Rebeca, sencilla pastora con cayado y una cesta. Esther, reina de Persia, con corona y cetro en la mano izquierda. Raquel, heroína israelita, con un cántaro en la mano derecha. Abigail, valerosa hebrea con una serpiente en las manos.

Los Profetas Menores: Al igual que los mayores, con simbología de preminición del Sacrificio. Llevan diversos elementos alegóricos, panes para el sacrificio, pergaminos de sus escrituras, cántaros de vino…etc. Destaca la figura de Jonás con la ballena. Son estos doce Profetas: Óseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahúin, Habacuc, Sofonías , Zacarías y Malaquías.

San Rafael y Tobías: El primero con cota azul, alas blancas y un estandarte en la mano derecha, conduce al segundo con la otra mano un joven con un pez. Nos da a entender la providencia divina que destina uno de sus ministros para que nos acompañe y defienda.

Siguen a estos personajes del Antiguo Testamento, las siguientes Parroquias: Nta. Sra. Del Carmen, San Juan Bosco, Santiago Apostol, San Pascual Bailón, San Antonio Abad, Nta. Sra. Del Socorro, San Francisco de Borja, Cristo Rey, Buen Pastor, Sto. Angel Custodio y el  Gremio de Sucrers.

Ángel Custodio de la Ciudad  de Valencia: Con cota, tunicela, peluca blanca y corona, porta en la mano derecha una espada y en la izquierda el escudo del Antiguo Reino. Representa la presencia de la ciudad de Valencia en la Procesión.

Heraldos: Representados por “ Vegueros” con cota y tunicela roja y amarilla, son  también testigos de la presencia de la Ciudad en este desfile procesional. Son porteadores de sendos escudos en sus brazos izquierdos, escudos con las armas de la Ciudad y sus protocolarios títulos de Ilustre, Egregia, Fiel, Magnífica, Coronada, Insigne y Dos Veces Leal. Las varas que llevan en sus manos diestras servían antaño para señalar o descubrir las cabezas de los espectadores que no lo hacían al paso de la Custodia. Dichas varas son de Benjuí ( un arbusto) y en su parte posterior ostenta el escudo de la Ciudad. Abren paso a otro símbolo de la Ciudad, “ La Senyera”, máximo símbolo de la ciudad y del Reino de Valencia, que desde hace varios años ocupa la presencia de la Ciudad de Valencia en la Procesión. Es portada por 5 valencianos ataviados con “ Brusa”.

La Banda Municipal cierra la representación de la Ciudad en el ámbito de imagen ya que  detrás de la Custodia figura la representación oficial.

PERSONAJES DEL NUEVO TESTAMENTO

Simeón y la Profetisa Ana: Anunciados de la figura del Mesías, están representados por dos ancianos con cayado, acompañados por su nieta.

San Juan Bautista: Está representado por un niño con un cordero, llevando consigo mismo un estandarte con la leyenda “ Agnus Dei”, eucarísticamente es el señalamiento de Jesús como el Cordero de Dios.

Los Doce Apóstoles: Suelen ir en dos hileras y simbolizan el respeto de la Santa Iglesia Católica y Apostólica al Sacramento del Amor. Son Simeón Cananeo, con un serrucho pues en su martirio fue aserrado vertical y horizontalmente, Mateo, con un libro, en su calidad de Evangelista, San Judas Tadeo, con un  hacha, o abalarda, haciendo alusión a su martirio, Andrés, con una cruz en aspa y peces en su mano izquierda, Simón Pedro, con una gran llave, como potestad de su Iglesia, Juan con una copa y una serpiente (milagro de su envenenamiento), Tomás con una lanza, también en alusión a su martirio, Bartolomé con un cuchillo ( otra vez, símbolo de su martirio), Santiago el Mayor, con bordón de Peregrino, testimonio de su largo e itinerante apostolado, Santiago el Menor, con una maza, oues fue machacado tras su lapidación, Felipe, con su cruz de asta larga, en la que se le martirizó boca abajo, y Pablo, con una espada, pues así fue decapitado. Éste último sustituye a Judas Iscariote.

Los  Evangelistas: Los Evangelios están representados por San Juan Evangelista, con unlibro en la mano izquierda y una palma dorada en la derecha y le acompaña el Angel de Patmos, con la cabeza ceñida con flores y palma muy adornada. Son los misteriosos animales de la visión de Ezequiel y antiguamente llevaban grandes cabezas, como “ els Nanos” , y el pueblo estableció pronto las correspondientes analogías bautizándoles con curiosos sobrenombres. San Mateo, llega un Ángel porque su evangelio comienza con una genealogía humana de Cristo. Recibió el alias de “ Ángel Bobo”, quizás por la expresión que posía la encartonada representación. San Marcos, llevando una cabeza de León, porque se adentró en el hogar habitual del rey de la selva, “ Voz que clama en el Desierto”. Recibió éste evangelista el mote de “ la mula”, posiblemente por la equina apariencia del león. San Lucas, con una cabeza de buey como identificación, porque en su primera página nombra el templo de la antigua ley donde sacrificaban bueyes. El apodo “ el Bou” era lógico. San Juan, con una cabeza de Águila, porque desde la primera palabra de su Evangelio se eleva a la más alta contemplación , tal y como reza la inscripción de la cinta del Águila grande.

Las Águilas: Suelen desfilar en el centro de las Parroquias que van a continuación, y van escoltadas por Soldados de Roma e Hispania. Son tres, todas ellas escamadas de oropel, con flores en la corona. Las dos pequeñas parecen significar la unión de la Iglesia de Roma y España, de ahí las iniciales R y E, que figuran en el torso. El Águila Grande hace clara referencia a San Juan Evangelista, litúrgicamente conocido como el “Águila de Patmos”, lleva una paloma en su pico, sostenida por el pico y de ala a ala, una cinta con la inscripción “ In Principio erat verbum et verbum erat apud Deum” con que comienza su Evangelio. Actualmente, va sobre un artilugio mecánico, data del año 1979. Las dos Águilas pequeñas son del año 1990.

Las Parroquias que siguen son San Miguel y San Sebastián, San Valero y San Vicente, Santísima Cruz, Nta. Sra. Del Pilar, Sta. Mónica, San Nicolás, San Esteban, Sto. Tomás Apóstol, Stos. Juanes, San Agustín, San Andrés, San Martín y San Juan y San Vicente. Van intercalados el Gremio de Horneros y el Gremio de Maestros Sastres y Modistas.

Els Misteris integrados por los personajes que lo representan y con el siguiente orden:

  • Misteri del Rei Herodes: Los Reyes Melchor, Gaspar y Baltasar, sus tres pajes, tres caballeros, la “ Mare de Deu de la Burreta”, San José, el   Ángel, tres Sabios, ocho Didas, doce Segadoras, tres Sargentos Hebreos, un Trompeta , un Alguacil y el  Rey Herodes.
  • Misteri de San Cristòfol i els Peregrins: San Cristobal, Niño Jesús, Ermitaño, dos romeos y Padre de los Romeros.

Delante de este Misteri, la Asociación de Amics del Corpus, para conmemorar el 650 aniversario de la Primera Procesión del Corpus, recuperó la imagen de San Cristóbal para la procesión. La figura, de 4 metros de altura, es una obra escultórica de Dorita Piles y realizada por artes plásticas Guaïta. La imagen desfiló el  día 28 desde el Convento de San Cristobal hasta la Catedral, donde fue bendecida por el Arzobispo de Valencia. Por primera vez, en 650 años de historia de la Procesión del Corpus Christi, un grupo formado por siete mujeres llevó el día de la procesión la imagen de San Cristobal. La imagen original, de 6 metros de altura y 3oo kg. de peso se quemó en el año 1936.

  • Misteri de Adam i Eva: Dios Padre, Ángel Querubin, Ángel del “ Llegó”, Adán, Eva, la Serpiente y la Muerte.

Los  Santos Eucarístico, con simbología posterior al AT:

San Nicolás y la Barca: Su nombre significa “protector y defensor de pueblos” y salió por primera vez acompañado de la barca, con motivo de la celebración del 25 Aniversario de esta Asociación.

Fue un santo nacido en  Licia, Turquía, de padres muy ricos, al morir éstos, todas sus riquezas las repartió entre los  pobres, y haciéndose monje, se retiró a un monasterio.

Es patrón de los marineros, porque en medio de una terrible tempestad en alta mar, unos marineros empezaron a decir: “ Oh Dios, por las oraciones de nuestro buen Obispo  Nicolás, sálvanos”. En esos momentos vieron aparecer sobre el barco a San Nicolás, que bendijo el mar, calmándose en el acto  y desapareciendo él seguidamente. La barca también es llevada por un grupo de seis mujeres. Es obra de artes plásticas Guaïta.

Santa Margarida desfila con la “ Cuca Fera”, una gran tortuga que representa, según la leyenda, al Demonio siendo dominado por la Santa. La simbología de esta “ Cuca”, así como la leyenda de la Santa han sido de gran tradición en la zona mediterránea.

San Jordi y Santa Marta desfilan también con sus respectivos símbolos, el “ Drac” y la “ Tarasca”. El “ Drac” o dragón alado y la “ Tarasca” o dragón de grandes fauces que habitaba en las cercanías del Ródano, proceden de las leyendas atribuidas a ambos Santos.

Santa María Egipciana y Santa Inés de Benigànim, con clara significación eucarística.

Le siguen a continuación:

Colegio Imperial de los Niños de San Vicente Ferrer.

M.I. Sres. Capitulares de la Colegiata de San Bartolomé.

Cuerpo de Bomberos

Seguidores de la Virgen de los Desamparados.

Escolanía y Capellanes de la Real Basilica.

Niños y Niñas de Primera Comunión.

Cámara Agraria de Valencia

Cofradía del Santo Cáliz.

Junta Diocesana de Acción Católica.

Adoración Nocturna

Asociación Amics del Corpus.

“ Els Cirialots”– Son 26 reyes, vestidos con túnica blanca, con barbas y pelucas de crin del mismo color, corona dorada en la cabeza y un tahalí de terciopelo rojo carmesí. El Cirial que porta cada uno pesa, en la actualidad, 15 kgs, su longitud es de 2,65m, con un diámetro de 17 cm. En su mayor parte es de madera, pintada de blanco, llevando en el comienzo de su tercio superior el escudo de la ciudad. La bujía de cera mide unos 35 cm y su diámetro es de 15 cm. El origen de estos personajes se remonta al 1382, año en el que los Jurados Valencianos acordaron que  12 prohombres de la Ciudad se incorporaran a la Procesión acompañando al Santísimo con grandes blandones de cera. En 1395 se aumentaron a 12 ciriales más, en total 24, que simbolizan a los ancianos que refiere San Juan Evangelista en el Apocalipsis adorando al Cordero sin mancha.El pueblo no tardó en nominarlos como “ Los Ancianos” y posteriormente como “ Els Cirialots”. En el año 1456, durante el reinado de Juan II de Aragón, con motivo de la Exaltación del Misterio de la Purísima Concepción, se añadieron dos Ciriales más, los 26 que desfilan en la actualidad.

A continuación procesionan  los Invitados Militares y Civiles, Jurats de Sant Vicent y Junta Central Vicentina, Órdenes Religiosas, Tintinábulo y Umbela, Ilmos. Sres. Invitados interpoados con los Sres. Bneficiados, Excmos. Invitados con Sres. Capitulares, Ministro Pertiguero de la Seo, revestido con túnica de damasco negro y bordón para el despeje, con funciones de ayudar a la organización del Desfile Procesional; Perrero de la Seo, con túnica de damasco rojo y bordón, que auxilia al  Ministro Pertiguero y los Incensarios.

Custodia flanqueada por los Mancebos, seir varones jóvenes con vestiduras del s. XVI de terciopelo y seda en colores rojo y blanco que portan espigas plateadas y racimos de uva, asimismo plateados, significando el sacrificio de Cristo bajo las dos especies.

Esta custodia es llamada “ de los pobres”, por haber sido realizada con aportaciones de dinero y joyas de los ciudadanos valencianos, y fue bendecida por el Arzobispo Prudencio Melo en el año 1945.

Tras la custodia, el Ilmo. Y Rvdmo. Sr. Arzobispo de Valencia, sus Obispos, Autoridades Civiles y Militares, Banda Militar y Piquete, que cierra la Procesión.